Lo bueno y lo malo del viaje en automóvil

Lo bueno y lo malo del viaje en automóvil

Hay muchas opciones para moverte cuando te vas de viaje, desde caminar hasta volar en un avión, y una de esas tantas opciones es viajar en un automóvil que manejes tu mismo.

Dependiendo de tu experiencia y antecedentes, puedes considerar un automóvil como la única forma, o al menos la forma preferible, de desplazarte de un lado al otro, o puedes evitar los automóviles como transporte de viaje por completo.

De hecho, existen ventajas y desventajas al viajar en automóvil, dependiendo de las circunstancias de tu viaje. Algunas veces son la mejor manera de moverse y otras no; y vale la pena pensarlo mientras viajas.

Las ventajas

Si manejas tu propio automóvil, te darás cuenta de que es barato, solo tienes que pagar la gasolina, además de obviamente el mantenimiento, seguro de auto( si no tienes busca lo antes posible un seguro de auto online), estacionamiento y casetas etc. Incluso si no estás en tu propio automóvil, alquilar un automóvil (o incluso usar un taxi) sigue siendo la forma más económica de moverte si viajas en un grupo pequeño y compartes los costos.

Flexibilidad al viajar en automóvil

Los automóviles son convenientes ya que puedes ir a donde quieras siempre que haya un camino, y puedes ir cuando lo desees, sin preocuparte por coordinar tus planes con los horarios de transporte. Y hay algunos lugares a los que el transporte público, incluso los taxis, simplemente no van.

Puedes llevar mucho más equipaje cuando tienes un automóvil, y no tiene que ser tan obsesivo para mantener todo guardado, ordenado e inaccesible. También puedes almacenar parte de ese equipo en el automóvil si no lo necesitas de inmediato, en lugar de llevarlo a tu hotel todas las noches. Llevar mucho equipo no es un buen principio para viajar, y puede ser una trampa, pero puede ser conveniente por un tiempo.

 

Moverse rápidamente

Los automóviles son comúnmente la forma más rápida de moverse, especialmente cuando se compara con el transporte público local de corta distancia en autobuses, tranvías y trenes. Incluso pueden vencer a los aviones en distancias cortas de vuelo, si se tiene en cuenta el tiempo necesario para llegar al aeropuerto; llegar temprano al aeropuerto para pasar la seguridad, el registro de equipaje el abordaje; esperando para recoger el equipaje después del vuelo; y luego el tiempo necesario para llegar desde el aeropuerto a su destino real.

Las desventajas

Tener que manejar

Los automóviles también tienen sus desventajas. Tienes que averiguar adónde vas y cómo llegar con gran detalle cuando conduces, en lugar de solo asegurarte de tomar el autobús, tren o avión correctos, y luego sentarte y relajarte mientras dejas todo al conductor.

Las aplicaciones de navegación y los navegadores GPS facilitan esta tarea a los conductores, pero debes asegurarte de hacerlo bien. Incluso si tiene mucho cuidado con su navegación, las cosas pueden salir mal.

Por supuesto, incluso en el transporte público todavía necesita navegar un poco para encontrar su destino, pero generalmente es relativamente simple.

Conduciendo internacionalmente

Si conduces a nivel internacional, también tendrás que aceptar diferentes reglas de tránsito, señales de tránsito en un idioma que no entiendes y una cultura diferente de manejo y diseño de caminos. También es posible que tenga que aceptar manejar en el lado opuesto de la carretera mientras estás sentado en el lado opuesto del automóvil al que está acostumbrado. Esto no es demasiado difícil en la práctica, pero es mejor no intentarlo por primera vez en una gran ciudad extranjera o en las autopistas.

Estacionar el auto

Encontrar y pagar el estacionamiento de un automóvil puede ser una molestia grande y costosa que no tendrás con el transporte público, especialmente en un gran pueblo o ciudad y prácticamente en cualquier lugar.

Responsabilidad

La constante responsabilidad es una gran desventaja al usar un automóvil. Si bien es posible herir accidentalmente a alguien o dañar la propiedad en cualquier momento, estar a cargo de un automóvil es mucha responsabilidad, en un segundo de falta de atención un automóvil puede ser responsable de lesiones graves o incluso la muerte de otra persona, y daños muy costosos a la propiedad.

Puede asegurarse contra estos riesgos, pero aún puede ser considerado penalmente responsable y, si se encuentra en un país extranjero, puede verse involucrado en un proceso burocrático muy complicado con una burocracia que puede no ser muy eficiente, honesta, o que habla tu idioma.

Relacionado:

Manejando de Ciudad de México a Puebla.