El futuo de los autos ecológicos

El futuro de los autos ecológicos

La industria automotriz avanza firmemente hacia una política de cero emisiones. Por lo tanto, cada vez más fabricantes se comprometen a incorporar celdas solares en sus modelos eléctricos para ayudar a recargar las baterías.

En este mismo sentido son cada vez más las aseguradoras que están diseñando planes de seguro de auto para este tipo de vehículos. Si tú posees un auto ecológico, no dejes de revisar los precios de seguros de auto ecológicos disponibles en el mercado.

Aunque todavía no es habitual encontrarlos en las calles los automóviles solares eléctricos se han convertido en una realidad  interesante para los fabricantes de automóviles. Estos son automóviles que funcionan con un motor eléctrico, que se alimenta de células solares generalmente instaladas en el techo del automóvil.

A diferencia de los automóviles solamente solares, que pueden funcionar solo con energía solar, las celdas pueden mantener la carga de la batería. Aunque la carga real se realiza conectando el automóvil a la fuente de energía.

Las celdas solares de los autos eléctricos con carga solar adicional transforman la energía del sol en electricidad. Esta se puede almacenarse en las baterías o puede ser utilizada directamente por el motor.

Los primeros autos de energía solar

Paradójicamente, los primeros autos que funcionan con energía solar datan de 1982. Fue ahí cuando el australiano Hans Tholstrup, junto con el piloto de carreras Larry Perkins, construyeron el “BP Quiet Achiever”. Lo condujeron desde Perth a Sydney, cruzando Australia en un recorrido de más de 4,000 kilómetros, tomando alrededor de 20 días a una velocidad promedio de 23 kilómetros / hora.

La industria se está tomando cada vez más en serio la implementación de estos vehículos y algunas marcas ya han comenzado a comercializar modelos con esta tecnología. Pero la autonomía limitada de los automóviles con energía solar ha hecho que los fabricantes decidan instalar un motor eléctrico, lo que les permite alcanzar una velocidad óptima y recorrer distancias más largas. Así, las células solares se han convertido en un extensor de autonomía que contribuye a la alimentación de equipos secundarios en lugar de un método para recargar totalmente el vehículo.

Más autonomía

La capacidad de las baterías de los autos eléctricos es de cerca de 25 kilovatios-hora (kWh) y la capacidad de sus motores es de aproximadamente 100kW. Dado que las células solares solo se pueden instalar en una superficie de 1,5 metros cuadrados, en el mejor de los casos, se podría obtener una potencia nominal de 225 vatios utilizando células con una eficiencia genérica de alrededor del 15 por ciento. Si comparamos estas cifras con la potencia habitual de los cargadores utilizados por los automóviles eléctricos (con una potencia de, al menos, 3,3 kW), descubrimos que la célula solar tardaría 15 veces más en recargar la batería del vehículo que una carga lenta.

Mientras tanto, la industria continúa trabajando en nuevas fórmulas que permitan aumentar la eficiencia de las celdas instaladas en los vehículos. Por lo tanto, un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan creó un sistema capaz de absorber energía solar a través de superficies transparentes. De esta manera, las ventanas y los parabrisas del automóvil se convertirían en placas capaces de absorber la energía solar.

¿Por qué deberías pensar en viajar en coche de vacaciones?