Conductores mamá o papá

Consejos para mamá y papá cuando son conductores

Las distracciones provenientes del asiento trasero son solo uno de los desafíos que enfrentan los padres mientras conducen con sus hijos. Mantén a tus hijos seguros en el camino siguiendo estos consejos.

Estar preparado

¿Se calma tu hijo cuando escucha música? ¿Necesita su chupón cada vez que está en el asiento del automóvil? Tómate un momento para asegurarte de que todo esté configurado antes de partir. Ese minuto extra de recordar el juguete favorito de tu hijo o una botella extra de agua te salvará de un viaje lleno de quejas y llanto. ¿Otro consejo?  Intenta sujetar los juguetes de tu hijo al asiento del automóvil con una correa. De esa forma, si se caen, pueden volver a levantarse fácilmente sin que mamá o papá los busquen desde el asiento delantero, una situación potencialmente peligrosa.

Reduce las distracciones y enfócate en el camino

Tal vez no sea sorprendente para los padres, pero un estudio australiano descubrió que los niños distraen 12 veces más al conductor que hablar por teléfono celular. Conducir con un bebé que grita en el asiento trasero puede ser desagradable, pero hacer que esperen hasta que se detenga el auto es más seguro que voltear la cara y atenderlo mientras manejas. Los niños mayores deben comprender que hay reglas en el automóvil y los padres deben enfocarse en el camino en lugar de satisfacer sus necesidades. ¿Otra forma fácil para que los adultos reduzcan una distracción importante? Apaga el teléfono y deja las llamadas y mensajes para más tarde.

Abrocha adecuadamente a tus hijos

Abrochar a tus hijos de manera segura es la mejor línea de defensa para protegerlos adecuadamente del peligro, pero es importante mantenerse al día con las últimas normas y regulaciones, que pueden estar sujetas a cambios. “Muchos incidentes relacionados con niños involucran asientos para el automóvil que no están instalados correctamente o asientos que no son adecuados para el niño”. Tómate un momento para conocer los cambios y, si aún no estás seguro, diríjase a una tienda de asientos para el automóvil para verificar que todo se haya instalado correctamente.

No manejes mientras estás cansado

Desafortunadamente, este consejo es más fácil decirlo que hacerlo, ya que muchos padres con falta de sueño pueden dar fe de esto. Pero las estadísticas hablan por sí solas: los adultos con niños tienen más probabilidades de conducir mientras están cansados, ​​que los que no. El cansancio es un factor en hasta el 20 por ciento de todos los accidentes fatales de vehículos motorizados y no deben tomarse a la ligera. “Hay menos estigma pero es muy similar a conducir en estado de ebriedad”. Pregúntate si realmente necesitas hacer un viaje, no importa cuán corto sea. Posponerlo hasta que te sientas descansado puede ser la mejor decisión de todas.

Obtén un buen seguro de auto

Este parece el consejo más obvio, pero algunas personas a veces lo pasan por alto. Tener un seguro de auto es fundamental, si no te quieres ver envuelto en un accidente, y estar a la deriva mientras averiguas qué hacer involucrado en un accidente automovilístico y no tener el respaldo de un buen seguro. La recomendación es ir ahora mismo a internet y buscar cuales seguros de autos y qué precios se ajustan más a tus necesidades y adquirirlo lo antes posible.

Sigue las reglas del camino

Los padres son algunos de los peores infractores de tránsito, especialmente en áreas donde hay muchos niños, como zonas escolares. Los padres a menudo tienen prisa y las zonas escolares tienden a congestionarse. Intenta irte un poco más temprano todos los días para evitar el pánico diario. ¿En cuánto al tráfico Trata de encontrar otro lugar seguro para dejar a los niños y caminar con ellos parte del camino. Reduce el tráfico frente a la escuela y permite un poco de aire fresco. “Realmente quieres ver a los padres tomarse su tiempo, seguir las reglas del camino y asegurarte de que nadie salga lastimado”. “Es mejor llegar tarde que lesionado”.

Relacionado: El futuro de los autos ecológicos