Comprar camión usado

Consejos al comprar una camioneta usada.

A primera vista, comprar una camioneta podría parecerse mucho a comprar un automóvil. Eliges un color, el motor y los acabados, y listo, ¿verdad? Pero una vez que consideres todos los usos aspectos especiales de las camionetas y el creciente número de estilos y opciones, puedes perderte rápidamente en un laberinto de opciones.

En cualquier caso, no dejes de revisar lo referente a los precios de seguros para autos y cuanto llegan a variar en el caso de una camioneta, las exclusiones y especificaciones, para que no te lleves una sorpresa desagradable que limite todavía más tus ingresos.

Aquí, entonces, hemos seleccionado algunos aspectos que te facilitarán la compra de una camioneta. Si comprendes el panorama general y limitas tus opciones, lógicamente puedes encontrar más fácilmente la camioneta adecuada para ti.

1: Prepárate para gastar más

Las camionetas son caras. Son vehículos utilitarios que pueden venir con muchas de las comodidades que encontrarías en los autos de alta gamma. Entonces, si solo has tenido automóviles en el pasado, el salto en el precio será enorme.

El precio de venta promedio de un automóvil mediano durante el primer trimestre de 2019 fue de 150,000 MXN. Esos números se disparan en $ 300,000 MXN por una camioneta. El precio promedio de venta de una camioneta grande, que es el tamaño más popular, fue de $ 400,000 MXN.

Con estos precios más altos en mente, es una buena idea revisar tu presupuesto antes de comenzar a elegir las especificaciones de tu camioneta. Si estás comprando la camioneta para uso personal, sigue la pauta del 15% que se aplica a la compra de automóviles en general: el pago de tu camioneta no debe ser más del 15% de tu pago total. Y para reducir el monto del pago mensual, es probable que tengas que hacer un pago inicial considerable. Planifica alrededor del 15%. Si eso es demasiado para ti, considera ahorrar el enganche primero.

Además, es una buena idea obtener un financiamiento de un banco, cooperativa de crédito o prestamista en línea, incluso si planeas financiar a través del concesionario. Así tendrás una base para lo que puedes pagar y las tasas de interés que puedes esperar.

Si la camioneta es para trabajar, habla con el asesor financiero de tu empresa y establece el presupuesto para la camioneta en función de las proyecciones de crecimiento para el negocio. De esa manera, la camioneta seguirá satisfaciendo las necesidades de tu empresa en los próximos años. Además, considera si deseas comprar una camioneta nueva o usada y si el arrendamiento de camioneta podría tener sentido.

Relacionado: ¿Se puede hacer un viaje por carretera en un vehículo eléctrico?